jueves, 16 de enero de 2014

Mi guía sobre la felicidad

Introducción

Escribo este post en Barcelona. He pasado la semana aquí por motivos de trabajo y vuelvo esta tarde a Valencia. Llevaba algún tiempo queriendo escribir esto, pero no había tenido ocasión y ahora es un buen momento.

Ya había escrito sobre la "felicidad" en otras ocasiones. Pero mi concepción sobre cómo llegar a ella ha cambiado radicalmente desde entonces. Ahora me considero feliz y he sido capaz de superar prácticamente todas las cosas graves de mi pasado y comprender, aceptar y perdonar todas las cosas que han ido pasando a lo largo de mi vida.

Había sido siempre una persona extremadamente volátil y con cambios en mi estado de ánimo muy fuertes. Y eso se pudo llegar a ver reflejado directamente en este blog. Sigo conservando todo mi pasado de forma privada; fotos, posts de blog, etc. pero considero que es pasado y que es privado. Nunca había sabido por qué me ocurría todo eso. Todo el daño que me hacían, todo el daño que yo hacía sin ser consciente, toda esa inseguridad... Yo he perdonado ya a todo el mundo y sobretodo, me he perdonado a mí mismo.




Mi Historia:

Autoestima

La autoestima es el principio fundamental de la felicidad. Había estado ahí todo este tiempo pero no había sido incapaz de verlo. Era de lo que más he carecido todo este tiempo. Y sin ser consciente. De hecho, he sido siempre una persona que ha hecho muchas cosas. Muchas de las cuales me sentía especialmente orgulloso. Hacía muchas cosas por los demás; hacía muchas cosas que me llenaban.

Pero resulta que nunca nada era suficiente para mí. Resulta que por cada cosa que hacía esperaba algo a cambio. No lo esperaba conscientemente, pero sí inconscientemente. Esperaba reconocimiento, esperaba que me quisiesen, que me valorasen o simplemente demostrarme cosas a mí mismo. Y no era consciente.

En mi infancia me tuve que enfrentar a ser un hijo bastardo, y no solo a serlo, sino a tener que ocultarlo. He llegado a estar en situaciones en las que he tenido que decir que mi padre era mi tío, en las que he tenido que tener una falta de respeto enorme para eludir sobre quién era mi padre.

Supongo que sentía que no me merecía nada. Que no merecía ser querido. Yo solo quería que me quisiesen. Y los niños buscan constantemente la aprobación. Yo quería ser querido por mí mismo.

He tenido tabús muy fuertes sobre el sexo, pese a haber traducido juegos eróticos. De hecho, hasta los 26 años recién cumplidos he sufrido un problema de fimosis que había sido incapaz de reconocer. Y ésto había sido también un problema de frustración, falta de confianza y autoestima brutal por mi parte. Que hasta hace prácticamente nada ha sido un problema para mí.

2013 y la transición de los 26 a los 27 años

Este año que acaba de pasar ha sido "game changing" para mí. En mi vida he tenido dos cambios radicales de estilo de vida con un "rollback" muy dolorosos en su momento. Cuando me fui a Barcelona y volví, y cuando me fui a Granada y volví. En ambos sitios he conocido a gente genial. Y bueno, aunque en su momento fueron experiencias muy duras, creo que fueron muy valiosas y necesarias para mí. Soy consciente de que no fui el único que sufrió y que mi falta de autoestima en aquellos dos momentos en los que decidí marcharme de amos sitios volatilizaron mucho mi actitud.

En enero de 2013 estaba otra vez con mi madre en Valencia. Pero sabía que tenía que independizarme pronto. La carga de culpabilidad, de arrepentimiento y de dolor que me arremetía se me antojaban inconmesurable. Habiendo perdido a mi padre, a mi gata, tras todo lo de Barcelona, tras una relación de dos años, tras Granada... todas mis ilusiones, mis esperanzas...

Antes de irme de Granada, llegué a ir al psicólogo. Fue entonces cuando empecé a comprender cosas. Comprendí que al irme a Granada había perdido muchas cosas: había perdido familia, amigos, entorno... Estaba como autónomo así que trabajo como tal; con sus compañeros y esas cosas, no tenía. Cuando van cayendo los pilares importantes en tu vida y no eres consciente como yo no era consciente, te vas aferrando más a los que te quedan y se va creando una dependencia insana; en mi caso la pareja.
Eso no quiere decir que irse a vivir a otro sitio con la pareja sea imposible. Pero es muy probable que salga mal si al menos uno de los dos no tiene claras todas las cosas que he aprendido y toma medidas y se las transmite al otro a tiempo.

Debí haberme buscado una casa suficientemente amplia, iluminada, agradable y cálida para mí.
Debí haberme buscado un trabajo con compañeros o un espacio de co-working al menos.
Debi haberme apuntado al gimnasio.
Debí haber llamado más a mi familia y amigos en aquel momento.

Pero la vida es así. Aquel momento tenía que pasar. Debí equivocarme para poder aprender y todo eso ha sido fundamental e imprescindible en mi vida. Así que todos esos "debí" no son arrepentimientos, sino consejos, hints, lecciones.

Independencia

Tras unas semanas en enero en casa de mi madre, me busqué un piso. Para mí. Solo. Completamente solo. Fue la primera vez que me independizaba solo. Es decir; no era la primera vez que alquilaba un piso para mí; en Granada lo hice. Pero tenía novia. Aquí ya no iba a ser lo que viví en Barcelona; un piso compartido con otros 3 chicos + novias + amigos de ellos; no un piso compartido que alquilaba otra persona y yo me unía. Ni un piso pequeño para mí en otra ciudad, estando con otra persona. Ni volver a casa de mi madre, aunque pasase la mayor parte de tiempo solo en casa. Esa era y sigue siendo al menos mientras escribo esto mi casa; mía. Aunque sea de alquiler. Un sitio tuyo, en el que estás tú solo. Puedes andar en pelota picada por la casa. Sales de la ducha y vas en bolas por la casa. Y en bolas te vas al comedor a jugar a la consola o a tocarte o a lo que te plazca. Llegar a la hora a la que te da la gana. Te acuestas a la hora a la que te da la gana. Te equivocas, nadie te critica. Y tras días y días de descontrol y haciendo lo que te da la gana decides normalizar el horario por tu propia voluntad. Pero con un pequeño matiz; tú, tú y tú. Solo tú. Te encuentras a ti mismo. Te sientes independiente, libre. Te sientes capaz. Independizarme yo solo es una de las experiencias mas enriquecedoras que he hecho en mi vida. Una de las que más autoestima de base me ha otorgado.

Redes sociales, blog, televisión...

Llevo ya posiblemente más de 4 meses sin conectarme a facebook, ni twitter. Tampoco suelo ver mucho la televisión. También llevaba aún más tiempo sin escribir en mi blog personal. Y ha sido un proceso deliberado. He querido hacer esto y es algo que he hecho.

Antes en momentos de desesperación. De dolor, de baja autoestima. De sentirme rechazado, poco querido, traicionado... Escribía en redes sociales, escribía en mis blogs. Me desahogaba. No comprendía bien lo que hacía. Ni por qué lo hacia. Quizá para buscar el consuelo de los demás. Quizá para llamar la atención. Ey, sigo aquí, ey, me afecta porque me importa. Ey, me estás haciendo daño, haz algo.
No era consciente de que esas actitudes destructivas hacían daño a las personas que quería, alejan más a las personas y minan la autoestima de las personas. Supongo porque con la autoestima tan baja que he tenido siempre, siempre he sido yo la persona que ha acabado arrepintiéndose y nunca había estado en la postura contraria.

Ahora cuando tengo un conflicto o una persona cercana la tiene, soy consciente del factor autoestima. Si tengo la ocasión de hablar con esa persona sobre mi experiencia al respecto lo hago. Hablo también conmigo mismo. Me recuerdo donde estoy, por todas las cosas por las que he pasado. Me centro en mí mismo. Solo en mí. Soy yo el único que va a estar siempre durante mi vida con total seguridad. Y soy yo el único que va a hacer que yo esté bien. No necesito a los demás. Y si alguien por motivos X/Y esta bajando mi autoestima, me alejo. Porque si dejo que mi autoestima baje a 0, no solo no podré ayudar a esa persona, sino que voy a estar jodido yo y voy a joder indirectamente a todas las otras personas que quiero. Así que yo soy el más importante. Y si no puedo ayudar a una persona que quiero porque me hunde, me alejo. Punto pelota. Si en el futuro se tercia volver a juntarnos, nos juntamos, y si no, mira, mala suerte. Esto es algo que había intentado no hacer durante toda mi vida; se había alejado gente de mi vida sin yo ser consciente. Y nunca había sabido por qué. Quizá ellos tampoco eran conscientes y lo hacían por intuición. Pero básicamente las personas con la autoestima baja, producen un rechazo natural porque son personas que merman la "energía vital" de los demás.

¿Cómo se recupera la autoestima? Solo y con tiempo. Dependiendo de las hostias que te hayas dado y de las cosas que hayas aprendido con más o menos tiempo.

Mi alejamiento deliberado de las redes sociales no tiene solo como motivo el hecho de que es un peligro la expresión pública en momentos chungos. Porque vas a criticar a las personas que te han hecho daño. Vas a hacer daño indirecto por cualquier cosa que pongas que se pueda malinterpretar. Generalmente vas a estar más agresivo...
También tiene el motivo de la cantidad de información sin filtrar que te llega que debes mantener a raya estando bien o estando mal.

Información sin filtrar

A diario consumimos mogollón de información sin filtrar que posiblemente no deseamos. La sociedad se encarga de mandarnos mensajes continuos que nos convierten en entidades, en sujetos. Desde que necesitas el mejor coche, o tal colonia, o que necesitas una novia o sexo para ser digno de la sociedad. De que no debes hacer las cosas por ti, sino para los demás. Debes ser el mejor o al menos aparentarlo.
¿Es esta la clase de mierda que queremos que nuestros cerebros consuman? ¿Queremos ver publicidad que nos priva de la libertad? No. Al menos yo no. Solo hay que pensar la de compañías que hay deseando crearte una necesidad de un producto que no necesitas. Intereses comerciales; todos los que me pueda evitar mejor, gracias.
Pero no solo eso. En las redes sociales vas a encontrar cartelitos sobre la amistad en momentos en los que hayas discutido con un amigo, vas a encontrar cartelitos sobre el amor cuando hayas roto, y vas a encontrar cartelitos sobre lo falsa que es la gente cuando te hayan traicionado. ¿Queremos estar recibiendo toda esa información cuando queremos relajarnos y superar esos conflictos emocionales? No.
Dirás que también llegan muchos mensajes positivos, o consejos de la vida. Pero te dirán que quieras a los demás, que cuides y valores a tus seres queridos. Y todo eso está muy bien. Pero te inducen a pensar inconscientemente de que si te preocupas por ti mismo estás siendo egoísta. Y mi experiencia es que la forma que tienes para querer a los demás, es quererte y cuidarte a ti mismo. Porque cuando te quieras estarás alegre, no te afectarán las cosas, serás fuerte en los momentos difíciles y podrás apoyar a la gente que quieres sin hundirte. Al estar positivo, la gente se te acercará. Queriéndote a ti mismo, los demás te querrán más. Queriéndote a ti mismo, serás capaz de querer a los demás, serás capaz de comprender de que te mereces a cualquier persona, y de que cualquier persona te merece a ti. Sin excepciones. Desde la persona más pobre del mundo, hasta la más famosa, rica o glamurosa del planeta.

Buscar aprobación

La sociedad nos manda mensajes continuos de que debemos gustarle a los demás. De que debemos comportarnos, tener modales, etc. Sin ir mas lejos mi madre me ha criado siempre con esa idea en la cabeza. Tengo que gustarle a los demás. Tengo que vestirme para los demás y todas esas chorradas.

¿Qué pasa cuando buscas la aprobación de los demás? Que estás jodido.

Si buscas la aprobación de los demás vas a estar nervioso y preocupado por caerle bien o por gustarle.
Si buscas la aprobación de los demás vas a estar a merced del estado de ánimo de los demás que es un factor que no está bajo tu control.
Si buscas la aprobación de los demás y no gustas, y jamás vas a gustar al 100% de la gente; ni tú ni lo que haces ni lo que piensas. Te va a bajar la autoestima que no te valoren.

¿Qué opino yo sobre la gente que opina de mí? Que me importa una mierda.

¿Qué es lo único que sí que tienes que hacer? Seguir las normas. Hacer lo que te plazca sin molestar a los demás.

Sistema educativo

El sistema educativo está podrido. Pero no por lo que opina la gente de que estás estudiando un porrón de años y luego no encuentras trabajo.
Casualmente yo estoy en una muy buena posición laboral y si el mundo no se va a tomar por culo o yo me voy a tomar por culo, lo seguiré estando.
¿Por qué? Tengo algo que decir y es que solo tengo el bachillerato y de casualidad. Me suelo descojonar mientras hablo de mi segundo de bachilleato bis-bis. Hice el bachillerato de dos años en cuatro. Si hubiese tardado un año más; a tomar por culo. Mi segundo fue bachillerato fue un año de 1095 días. Sí, sí. Aquella época de "megaautoestima" de mi volatilidad maravillosa y mi; necesito a una chica que me quiera para ser feliz. Meeec. Poner tu propia felicidad en manos de otra persona es un grave error por muchos motivos. Pero de eso hablaré luego.

Volvamos al tema del sistema educativo. Partimos de la base de que estudias para luego trabajar. Y de que yo tengo un buen trabajo habiendo sido un pésimo estudiante. Teniendo a duras penas el bachillerato y habiendo dropeado la universidad el primer año.

Bien. ¿Qué cojones está pasando aquí? Que alguien me lo explique.

El sistema educativo crea autómatas. Personas que hacen lo que les dicen que tienen que hacer. Vas a necesitar saber esto para ser un buen profesional. Porque yo soy el profesor y te lo digo. ¿Quién enseñó al primer profesor? Él mismo. Autodidactas. Gente con pasión, con interés. Que no se conforma con lo que se sabe, con lo que hay. Inconformistas. Gente que quiere cambiar el mundo. Investigadores.

Me entristezco mucho cuando veo a personas que han estudiado informática sin trabajo y les digo, - ¿y por qué no aprovechas este tiempo para aprender cosas nuevas?; hoy en día tienes Internet y toda la información que quieras a tu disposición. Puedes aprender muchísimo y encontrar trabajo por el camino - "Yo es que necesito que me enseñen para entender las cosas".

Triste.

Esa es una persona dependiente laboralmente del sistema. Igual que yo había sido siempre dependiente de que los demás me quisiesen.
Así que vas a encontrar gente yendo a manifestaciones en vez de buscarse la vida, gente despotricando por las redes sociales de que no encuentra trabajo. De la misma forma que yo despotricaba porque "nadie me quería.

Dependencia

Y el querer depender de cosas; la sociedad, el mercado laboral, personas del otro género, acaba causando infelicidad y minando la autoestima. En cuanto seas dependiente de algo que no seas tú mismo. Actúa. Libérate. Busca alternativas; estudia por tu cuenta; emprende; aprende a vivir solo. Todo lo demás vendrá cuando no lo busques, porque será cuando mejor tendrás la autoestima. Porque irás a entrevistas de trabajo con experiencia laboral creada por ti, porque irás a entrevistas de trabajo sin necesidad, demostrarás confianza en ti mismo, tranquilidad y tu lenguaje corporal fluirá sin ser consciente como toca. Atraerás a las personas. No solo a personas de tu mismo género. Sino atraerás a chicas, o si eres una chica a chicos. Te querrás a ti mismo/a. Y vendrá todo solo.

Lunea

Durante toda mi adolescencia y parte de mi adultez; había estado siempre buscando a Lunea. Esa figura femenina que sin ser perfecta sería la chica con la que acabaría estando. Todo eso habían sido ensoñaciones. Algo "bonito", pero poco práctico, además de negativo. Idealizar a otra persona. Buscarla desesperadamente. Bien sea Lunea, bien sea una media naranja. Eso está mal. Mina la autoestima. No es algo que se busque ni algo que se deba idealizar. Si lo buscas mucho acaba siendo una obsesión. Acabas valorándolo tanto que tienes miedo de perderlo. Ese miedo por perderlo te causa inseguridades, inestabilidad... Metes presión a la otra persona. El que tengan muchas expectativas sobre ti, el que te tengan idealizado, es mucha presión. El tener también que demostrar continuamente el amor por obligación; para ser el mejor novio, el mejor amante... Esto no va así. No debes demostrar nada. Eres capaz de hacer feliz a tu pareja simplemente queriéndote a ti mismo. Y preocupándote por que tu pareja se quiera a sí misma. No subiéndole la autoestima tú cuando ella o él la pierdan, sino notificándole de que está perdiendo la autoestima cuando seas capaz de ver los signos que la otra persona no pueda ver y permitiéndole a esa misma persona que haga las cosas que tenga que hacer; pensar, dejar pasar el tiempo para recuperarla.

Estado de ánimo dependiendo únicamente de ti

No seas como las guarras que van por la calle enseñando cuerpo para subirse la autoestima. O como las personas que van a la discoteca en busca de aprobación. Como las personas que empiezan a drogarse para integrarse. No seas como las tipas que se meten en badoo para ver como docenas de tíos empiezan a babear por ellas hasta que se dan cuenta de que eso no les sube la autoestima porque acaban siendo objetos sexuales.

No necesitas a los demás. No necesitas que los demás te aprecien, te valoren o te quieran. Únicamente debes quererte a ti mismo. Vístete bien. Cuídate tanto en lo físico como en lo mental. Pero no lo hagas por los demás. Hazlo por ti mismo/a. Haz algo porque te gusta, no porque es lo que se supone que tengas que hacer o porque otra persona te lo haya dicho.

Señales

Todo esto está muy bien. Ya soy consciente de que la autoestima es la base de todo. Ya soy consciente de las cosas que pueden hacer peligrar mi autoestima y puedo minimizar su impacto. Pero no vivimos en un mundo idílico y vamos a tener bajones de autoestima.
¿Que me protege ahora? ¿Qué puedo hacer, yo, una persona que ha sido siempre tan sumamente emocional para mantenerlo a raya?
Ser consciente.
Antes estaba mal. No sabía por qué. Luego estaba bien. Tampoco sabía por qué.
Pero aunque podamos pensar que las personas son muy complicadas. También podemos vivir la vida de forma práctica y simplificando.

De la misma forma que cuando olemos mal sabemos que tenemos que ducharnos. Pero que no solemos esperar a oler mal para hacerlo. La autoestima es algo que se trabaja día a día. Habrán momentos en los que se nos pasará trabajarla, pero no estamos vendidos en esos momentos; hay señales y signos que nos avisan; que nos alertan. Y hay que saber verlos.

¿Cuáles son esas señales?

Especialmente preocuparse por la opinión de los demás.

Por ejemplo; si haces algo y eres consciente o piensas que puede haberle sentado mal a la otra persona.
1º Somos humanos, nos equivocamos y no pasa nada
2º A las personas sanas y con la autoestima bien, no les van a afectar las chorradas que podamos decir o que pudiesen sentar mal en un momento puntual
3º Cada persona tiene su vida; va a olvidar lo que podamos decir en poco tiempo y si no. Coño. No es tu problema. Esa persona tiene que ser más sana.

Pero es bueno ver las señales no solo cuando nos pasan a nosotros. Sino que si tenemos pareja o incluso vemos que personas que queremos están muy sensibles. Intentar hacerles ser conscientes de que tienen un problema de autoestima y de que deben tomar medidas pronto.

Ser incapaces de mirarnos al espejo; vivir en el pasado. Pensar que no nos merecemos cosas. No cuidarnos. Autonulificarnos. Autosabotearnos. Dar consejos a los demás y preocuparnos por que los cumplan. Vivir más la vida de los demás que la nuestra (pareja, amigos, hijos). Sentir excesiva compasión por los demás.

Yo he tenido épocas en las que era incapaz de mirarme al espejo. He sido incapaz de decirle a una persona que me gustaba por pensar que no la merecía. He estado días sin ducharme, semanas sin arreglarme bien, días sin comer o comiendo poco. Viéndome incapaz de hacer cosas. Impidiéndome hacer cosas. Dando consejos a los demás y acabar machacándoles para que hiciesen algo cuando yo era el primero que tenía cosas que hacer. He visto a personas mal y me han entrado ganas de llorar, he sentido mucha pena por gente discapacitada etc. aún cuando esas personas podían ser perfectamente felices.

Conclusión

Si tu vida es una mierda como yo consideraba que mi vida había sido durante mucho tiempo. Si te va todo mal. Si no haces más que ver espirales de dolor. Si necesitas que alguien te diga qué cojones está pasando ahí porque no eres capaz de verlo por ti mismo/a. Espero que esto te haya servido para ver que felicidad <-> autoestima.

- Empieza a cuidarte, a pasar de la opinión de los demás. Enciérrate si quieres hasta que descubras que no necesitas a los demás.
- Empieza a estudiar por tu cuenta si no tienes trabajo; si estás leyendo; esto tienes Internet. Aprobéchalo.
- Cuando tengas trabajo independízate si no lo estás ya
- Pasa una temporada de las redes sociales
- Sal de tu zona de confort. Explora mundo; actividades nuevas. Eso sube mucho la autoestima.
- No vivas la vida de los demás y céntrate únicamente en ti mismo. Interacciona con los demás, por supuesto. Puedes hablar, dar consejos, pero nunca llevar un tracking de los demás.
- No dependas de los demás
- No busques a una persona en tu vida. Encuéntrate a ti mismo.
- Date las hostias que correspondan. No te machaques por ello aunque hayan salido otros perjudicados. Aprende. Perdona. Olvida.
- Quiérete a ti mismo <3 Siempre. Siempre. Siempre. Por encima de los demás y sin excepción ninguna y importándote una mierda lo que piensen los demás sobre esa actitud porque tú ahora sabes que el egocentrismo es bueno hasta para hacer felices a las personas que quieres.

fin.

PD: me importa una mierda la opinión de los demás respecto a esto. Lo he colocado para organizar mis ideas sobre lo que he aprendido este tiempo, consultarlo algún día si no cuido mi autoestima y no hago casos a los signos y llego otra vez a estar mal.
Considero que además puede ser de utilidad a alguien y que es algo bueno y yo aunque sea egoísta no soy un cabrón sin corazón. Pero si no lo es, me da igual. Si de hecho, en vez de hacer el mundo un poco mejor, lo hace peor, también me da igual. Ahora sí: FIN.